¿Qué es un “variat”?

Por supuesto, una de las experiencias foodies mas destacables de la gastronomía de esta Isla.

En Mallorca se conoce por “variat”a la mezcla variada, de ahí su nombre, de todas las tapas, o de una selección de ellas, que elabora un bar. Se sirven todas las tapas juntas, a la vez, mezcladas en un mismo recipiente. La gracia está ahí, en la mezcla, en la diversidad de texturas y sabores que encuentras en cada bocado.

De profunda tradición en los pueblos de Mallorca el “variat” ha ido perdiendo fuerza en la ciudad. Pero todavía queda algún que otro buen local para disfrutarlo. Uno es el Bar Mavi, en pleno centro de Palma.

En Mallorca, encontrar un buen “variat” es una de las  experiencias foodies más complicadas

Las experiencias foodies requieren vivir, también, el entorno. En este caso el local de este bar acompaña. Es el típico bar de tapas y menús de barrio, sencillo, sin pretensiones, de toda la vida. De hecho, desde su apertura, allá en 1955, permanece en el mismo lugar y pertenece a la misma familia. Es un clásico, muy frecuentado en horario de merienda y almuerzo. Sus mesas son de aluminio sobre la amplia acera y redondas de mármol en el interior. Encima de la barra está la gran atracción del bar. Sus llamativas vitrinas de tapas, numerosas, bien surtidas y llenas de color. Pido un “variat” sin seleccionar ninguna de las tapas en concreto, a la aventura, a ver qué me toca. Más tapas más posibilidades diferentes. Tres tamaños a elegir: pequeño (3,90€), mediano (6,50€) y grande (7,40€), me decido por el mediano.

 

Cada variat puede ser diferente a otro

Primero sirven un platito con dos variedades de aceitunas para abrir boca, la verde “trencada” (partida) y la negra en adobo. También le acompaña una cestita de barra de pan crujiente, imprescindible para el “variat” que no tarda en llegar.

Servido en la típica cazuelita de cerámica blanca el centro está ocupado por la ensaladilla que es el pegamento que todo lo une. A su alrededor las elaboraciones que contienen salsas, en este caso son: callos, riñones al Jerez, “pica pica” de sepia (otro guiso típico de Mallorca), y  albóndigas de carne en salsa. Y por encima están los rebozados: un aro de calamar, de berenjena y de calabacín,  un trozo de coliflor, una gamba rebozada y una croqueta de pollo.

“El verdadero encanto del “Variat” reside en la

combinación de sabores y texturas”

El variat es ideal para acompañar con un buen pan y unos sorbos bien fríos de cerveza.

Aunque su verdadero encanto reside en la combinación de sabores y texturas distintas que confluyen en tu boca. También en las distintas temperaturas, como el frío de la ensaladilla con los rebozados calientes. O en las distintas salsas que entremezcladas lo impregnan todo y te producen sabores nuevos en cada bocado.

Todas esas sensaciones las conocen bien los clientes del Bar Mavi. Igual que se conoce en Mallorca al “variat” como el rey de las tapas.

En esta sección, experiencias foodies, de nuestro blog www.restaurantesdeexito.com encontrarás artículos que te ayudarán en tu búsqueda de nuevas sensaciones gastronómicas. Puedes leer ahora mismo el articulo “Adiós a los calamares de Casa Mikel” dedicado a una de esas experiencias foodies que tanto nos apasionan.

No olvides que si te interesa el mundo de la gastronomía de hotel  Josep Moré escribe, periódicamente, en el blog www.buffetdehotel.com, siendo este el único blog de habla hispana dedicado integralmente a este mundo gastronómico. Puedes visitarlo ahora clicando aquí.

By Jaime Vidal