Es sabido que en los mercados de abastos se come bien. El mercado de Santa Catalina es uno de los tres existentes en la ciudad de Palma de Mallorca. No es excesivamente grande pero sí está muy bien surtido y goza de mucho prestigio. Hay abundancia de marisco fresco, de carnes y charcutería selecta. Entre los puestos del mercado hay distintos bares, distintas opciones para comer. Hay comida japonesa, ostras y marisquería cocida, tapas, comida regional tradicional y el bar des Mercat.  El bar des Mercat es un bar peculiar, diferente al resto. No dispone de ninguna mesa solo de taburetes para poder comer en la barra. Tampoco dispone de cocina sino únicamente de dos planchas. Ellos ponen la plancha, tú llevas los ingredientes que quieres comer y ellos te los preparan.

“Pasear, elegir y comer en el mercado de Santa Catalina”

Lo tienes fácil, tienes todo un mercado para elegir qué comprar. Da igual que sean hortalizas, carnes, pescados o mariscos. El precio es el mismo, tres euros y dispones de una plancha entera para ti. Puedes llenarla tanto como quepa y con los ingredientes que elijas. Me voy de compras, empiezo a pasear entre los puestos buscando qué me apetece comer. Al final me decido por un excelente chuletón de ternera mallorquina del espléndido expositor de  la carnicería Juanita. Compro también unos espárragos verdes y unos champiñones. Entrego mi bolsa de la compra en el bar des Mercat, me acomodo en un taburete y espero mi turno.

Carnicería artesana Juanita

El bar es un pequeño negocio familiar situado en una esquina del mercado de Santa Catalina. Son tres en el negocio, dos hermanos y un padre. Uno de ellos atiende la barra, larga y en ángulo, los otros dos están frente a las planchas que limpian a cada nuevo cliente. Disponen de una pequeña selección de vinos blancos y tintos que venden por copas, también algún cava. Son las dos del mediodía de un día cualquiera y en un abrir y cerrar de ojos se han llenado todos los taburetes. Eso no impide que lleguen más clientes con sus bolsas y se queden de pie, no muy lejos, esperando a que se vacíe algún sitio.

Bar des Mercat

Llega mi turno en la plancha

Sobre la barra aparecen mi chuletón y mis hortalizas recién hechas junto a una cestita de pan que entra con los tres euros. Han cortado a rodajas los champiñones y han abierto los espárragos para tener mejor cocción. Un detalle que se agradece pues están al dente, perfectos. Sin embargo se olvidaron de preguntar cómo deseaba el punto de la carne. Una lástima ese descuido. Una carne de tanta calidad merecía un poquito menos de cocción.

El bar des Mercat es una buena opción para vivir con intensidad una experiencia foodie en el mercado de Santa Catalina. Ingredientes de la más alta calidad y una plancha, sal, pimienta y aceite de oliva. Más que suficiente para disfrutar.

by Jaime Vidal